APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

martes, 3 de marzo de 2009

Illuminatis (Iluminados masones)

El siguiente es un fragmento de mi libro inédito "El Secreto de la pirámide":


¿Quiénes son los masones?

En el 1748 nace en Baviera, Alemania, Adam Weishaupt. Nacido de padres ortodoxos judíos fue convertido a la religión católica romana. Desde joven fue educado por maestros jesuitas (Sociedad de Jesús). Se ilustró en el conocimiento del hebreo, griego y latín. Luego de su aparente “salida” de los jesuitas se dedicó a enseñar como profesor en Ingolstadt donde quiso establecer una academia de escolares. Su orientación posterior fue hacia las cosas ocultas lejos de la tradición cristiana. Viendo la pirámide de Giza mostró gran interés en ese lugar histórico y según sus creencias proponía que ese lugar era un antiguo templo de iniciación que concordaba con sus creencias ahora ocultistas donde se da culto a “Gran Arquitecto del Universo” (dios neutral accesible al monoteísmo).* En el 1771 decidió fundar una sociedad secreta diseñada para transformar la raza humana y escogió el emblema del “Triangulo de la luz” como logo de su orden. Dedicó gran parte de su vida a la idealización de un plan y enseñanza consultando diversos recursos del ocultismo. El primer nombre dado a su orden dentro de la voz inglesa lo es los Perfectibilisen” e identifica a los llamados hombres “perfectos” entre los cátaros. Adam Weishaupt diseñó su orden en forma piramidal por sus creencias ocultistas. Esa orden contaba con una jerarquía, la cual se componía de:

· Novicios = “Minervals”, “Illuminatis Menores” (voces inglesas de la primera clase)

· Ordinarios = “Scottish”, y Caballeros “Scottish”

· Clase Misteriosa de dos niveles de sacerdotes (reyes y magos) “Illuminatis Rex”

Esta jerarquía se componía de:

· El tribunal

· 13 Grandes Druidad-Sacerdotes

· Consejo de los 33 (33 masones más altos)

Adam Weishaupt fue el primer utópico en pensar en escala global afirmando que su grupo traería el Nuevo Orden Secular (“Novus Ordo Seclorum”). Una república mundial socialista universal. Esta revolución tanto de Weishaupt como de su ayudante Barón Von Knigge propondría ser socialista en todos sus objetivos. Ya hemos visto que dentro de la mayor jerarquía masónica existe la realidad de 13 druidas (sacerdotes satánicos) que están detrás de los objetivos de esta orden. Por otra parte, han sido los jesuitas los que han seguido los planes mundiales de Adam Weishaupt. Los jesuitas han utilizado la máscara de la “Compañía de Jesús” para pretender identificarse con guerreros que están a favor del cristianismo, pero los resultados son todo lo opuesto, incluso en el juramento de los jesuitas, ellos juran asesinar a todo el que no sea católico. Los templarios usaban la máscara de defensores de las reliquias de Jesucristo para adueñarse de las riquezas con la máscara social de “voto de pobreza”. De la misma manera, los jesuitas afirman ser cristianos pero haciendo la labor de Lucifer.



* Notemos que tanto el fundador de los Iluminados (Illuminatis), Adam Weishaupt, así como el fundador de la secta TDJ, rendían pleitesía a las pirámides. Esto tiende a señalar al culto pagano.

______________________________________________________



Según Wikipedia:

Illuminati es el nombre por el que se conoce mayormente la Orden de los Perfectibilistas o Iluminados de Baviera. Fue una sociedad secretafundada el 1 de mayo de 1776 en Ingolstadt, Baviera, Alemania por Adam Weishaupt. Illuminati significa "Los Iluminados".

Weishaupt habría creado esta sociedad con el propósito de derrocar a los gobiernos y reinos del mundo además de erradicar a todas las religiones y creencias para regir a las naciones bajo un Nuevo Orden Mundial, basado en un sistema internacionalista (precursor del comunismo y el anarquismo). Establecerían una moneda única y una religión universal, donde según sus creencias, cada persona lograría la perfección. Sin embargo, los propósitos finales de esta sociedad, eran solamente conocidos por Weishaupt y sus más íntimos seguidores. Algunos autores como Nesta Webster, describen así las seis metas a largo plazo de los Illuminati:

1) Abolición de la monarquía y de todo gobierno organizado según el Antiguo Régimen.
2) Supresión de la propiedad privada de los medios de producción para individuos y sociedades, con la consecuente abolición de clases sociales.
3) Abolición de los derechos de herencia en cualquier caso.
4) Destrucción del concepto de patriotismo y nacionalismo y sustitución por un gobierno mundial y control internacional.
5) Abolición del concepto de la familia tradicional y clásica.
6) Prohibición de cualquier tipo de religión (sobre todo la destrucción de la Iglesia Apostólica Romana) estableciendo un ateísmo oficial.

Los Illuminati en la actualidad

En la actualidad, existen dos o tres órdenes que reclaman ser herederas de los Illuminati: la Orden Illuminati de Gabriel López de Rojas, fundador de un sistema de iniciación denominado "Rojismo", The Illuminati Order de Solomon Tulbure, The Grand Lodge of Rockefeller y los Skull and Bones. Los Illuminati fundados en España en 1995 por López de Rojas afirmaban seguir defendiendo los principios revolucionarios de los Illuminati bávaros, declarándose socialistas y revolucionarios, mientras que los Skull and Bones y las ramas estadounidenses en general han optado por seguir una línea neoliberalista y materialista.

Símbolos Illuminati en el billete de un dólar

El reverso del Sello de Estados Unidos: con el "Ojo que todo lo ve" en la cúspide de una pirámide truncada en la parte posterior del billete de un dólar.

En el billete actual de un dólar norteamericano aparece el Gran Sello de Estados Unidos el cual está compuesto por el "Ojo que todo lo ve", también llamado "Ojo de la Providencia". Aunque no es un símbolo de origen cristiano y no se lo menciona en la Biblia, todavía hasta hoy es asociado con el ojo de Dios o de Yahvé, el cual representa su omnisciencia y cobró importancia a partir del Renacimiento. El símbolo fue gradualmente adoptado por los francmasones para representar al Gran Arquitecto del Universo. Su verdadero origen se encuentra en el simbolismo del Udjat u "Ojo de Horus",[3] [4] antiguo dios egipcio que representa al Sol. El diseño de este sello fue aprobado por el Congreso de los Estados Unidos el 20 de junio de 1782 y posteriormente, en 1935, fue introducido en el billete de dólar por aprobación del presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt, masón del grado 32° del Rito Escocés[5] [6] y también miembro de los Shriners[cita requerida].

La iconografía presente en el billete introduce la parte izquierda del sello (reverso) con el ojo en una pirámide egipcia trunca con 13 escalones (que simbolizan las 13 colonias de Estados Unidos, aunque es probable que a la vez represente, de una forma esotérica, los 13 grados del Rito de los Iluminados de Baviera), en cuya base está escrito el número 1776 en números romanos (año de la independencia de las 13 colonias y de la fundación de los Illuminati). Va acompañada de la sentencia "Annuit Cœptis" que significa: "[Él] aprueba [nuestro] comienzo". Abajo aparecen las palabras "Novus Ordo Seclorum". Aunque obras de ficción literarias y cinematográficas traducen erróneamente esas palabras como "Nuevo Orden Seglar", la traducción correcta sería "Nuevo Orden de las Eras" (o de los Siglos) (o según expertos latinistas, "el comienzo de una nueva era" pues la palabra es el posesivo plural latino de 'saeculum', que en el contexto significa generación, siglo o era. La confusión viene del parecido de la palabra seclorum con otra palabra latina: saecularis. El número 13 sigue extendido en el sello derecho (anverso): Un águila calva que lleva en la pata derecha una rama de olivo (símbolo de la paz) con 13 hojas y en la pata izquierda 13 flechas (símbolo de la guerra), sobre su pecho ostenta un escudo con 13 barras, un lema con 13 letras que reza: E Pluribus Unum ("De muchos, uno") y finalmente, 13 estrellas sobre su cabeza que forman la estrella de David o signo de Israel.

Un presunto "Ex-illuminati" llamado William Schnoebelen, explica el significado de este símbolo y comenta que se basa en un mensaje realizado por Jesús en Mateo 21:42 que dice:

"Jesús les dijo, ¿Acaso nunca leyeron en las escrituras: La piedra que los constructores rechazaron es la piedra que llegó a ser la cabeza y esquina. El Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos?"
Mateo 21:42

Según Schnoebelen, la única piedra que puede ser cabeza y esquina, es el vértice superior de una pirámide, razón por la cual ellos le cortan esa piedra al símbolo, él explica: "este símbolo en el dólar no es nada más que un talismán y este talismán se carga con la energía de billones de personas diariamente. Los illuminati creen que cortándole el tope a la pirámide se impedirá el regreso de Jesús".[7]

Búho de Minerva.

Otra frase del billete de dólar reza: "In God We Trust", traducido como "En Dios Confiamos". Sin embargo, existen otras interpretaciones, hechas generalmente por teóricos de la conspiración, al uso de esta frase. La primera de ellas supone una elipsis en la frase "In God we (have the) Trust" ("En Dios tenemos el trust") donde trust es "corporación financiera" o "negocio". Y la segunda, más extendida debido a un supuesto error de la Reserva Federal que supuestamente emitió una serie de billetes y monedas con la frase "In Gold we trust" ("En el Oro confiamos").[8]

Los Illuminati tenían también otro símbolo para su "escuela secreta de sabiduría", este era el Búho de Minerva, la diosa de la sabiduría. Este símbolo, igualmente se puede encontrar en el billete de un dólar a una escala minúscula, en el margen superior derecho entre una hoja y el margen que rodea al número uno[1]. También se le asocia a la sociedad del Bohemian Club.

Teorías de conspiración

Hasta el día de hoy, en numerosas obras se han divulgado ciertas teorías en las que los Illuminati, después de subsistir luego de su prohibición, y a causa de su dedicada infiltración en la masonería, serían responsables de un gran número de sucesos importantes tales como la Revolución Francesa, las Guerras Mundiales e incluso el atentado terrorista contra las torres gemelas en 2001 y las posteriores guerras en Afganistán e Irak.

La Revolución Francesa

Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 con el símbolo del "Ojo que todo lo ve".

Esta teoría tiene tres orígenes. En 1786, Ernst August von Göchhausen en su libro "Revelaciones sobre el sistema politicó cosmopolita", denunció una conspiración masónica-illuminati-jesuita y predijo "inevitables revoluciones mundiales"[9] 3 años antes de la revolución francesa. A inicios del siglo XIX, el sacerdote jesuita francés Augustin Barruel (su socio literario Jacques-François Lefranc también compartió esa opinión en un libro[10] al igual que Pierre-Joseph de Clorivière[11] y Antoine de Rivarol[12] ) y el erudito masón escocés John Robison intentaron demostrar, independientemente el uno del otro, que muy por encima de factores tales como la constante represión del Tercer Estado, de las sucesivas hambrunas y del mal manejo de la crisis que hizo Luis XVI, el factor predominante que habría desatado la revolución sería una preparación metódica del proceso revolucionario, cuyo plan fue trazado detalladamente años antes de su estallido, ya que para que se produzca tal proceso, serían requeridas principalmente dos cosas:

  • Un clima cultural e intelectual apropiado que alimente las fuerzas potenciales. Como una situación de grave alteración generalizada que obligue a la población a exigir un cambio. El clima que se necesitaba para la Revolución Francesa se generó en los años del enciclopedismo y la Ilustración, el cual era un movimiento de pensamiento iluminista.
  • Un grupo dirigente y de agitadores, que se encargue de organizar y movilizar a las masas para cumplir los objetivos deseados. (Presuntamente los Illuminati)

Se proponen, ante todo, tres pruebas:

La personificación de la Libertad de Delacroix usando el gorro frigio
Por su parte, el historiador masón Louis Blanc señaló que la mayoría de los revolucionarios eran masones, nombrando en la logia "des neufs soeurs" Dominique Joseph Garat, Jacques Pierre Brissot, Bailly, Nicolas de Condorcet, Camille Desmoulins, Nicolas Chamfort, Danton, Christophe Antoine Gerle dicho Dom Gerle, Rabaud Saint-Etienne, Alexandre Pétion, y en la logia "de la Bouche-de-Fer": Claude Fauchet, Goupil de Préfern et Nicolas de Bonneville.[14] André Baron denunció la mano directa de la logia masónica "les amis réunis" sobre los crímenes del Reinado del Terror[15] nombrando ante los masónes Jean-Louis Carra,[16] François Babeuf y Robespierre y con el autor Jean-Emmanuel Le Coulteux de Canteleu citó Jacques-René Hébert, Jean Paul Marat, Joseph Le Bon, Saint-Just.[17] [18] Augustin Barruel señala que los verdugos que asesinaban prisioneros durante el Reinado del Terror practicaban el saludo masónico entre ellos.[19]
  • En segundo lugar, existió en Francia, poco antes de la Revolución Francesa, una logia de francmasones, la cual se hizo llamar de manera muy similar a la orden de Adam Weishaupt, "Les Illuminés". Ya que este grupo era pequeño y menos influyente, molestó tan poco como el hecho, de que los Illuminés franceses eran adeptos a una tendencia mística y a la iluminación radical de Adolph Von Knigge, lo cual Weishaupt no tenía en mente.

Las obras de Barruel y Robison ganaron popularidad entre muchos partidarios de la derecha radical y otros sectores. A mencionar aquí por ejemplo a la historiadora[20] inglesa y teórica de conspiraciones de los años veinte Nesta Webster, la sociedad norteamericana John Birch Society o el excandidato presidencial Pat Robertson y otros como Des Griffin y Jan Udo Holey.

Por otro lado, en el siglo XIX, el escritor Charles Louis Cadet de Gassicourt explicó la acción subterránea de las sociedades secretas en la revolución francesa[21] y el padre Nicolas Deschamps denunció una conspiración masónica detrás de la Revolución Francesa[22] al igual que el historiador Alfred François Nettement.[23]

Al comienzo del siglo XX, los libros del historiador francés Augustin Cochin, escritos desde un punto de vista sociológico, señalaron a la masonería como una de la principales fuerzas de instigación de la revolución[24] al igual que el periodista Maurice Talmeyr varios años después.[25]

Albert Pike, en su libro Morals and Dogma of the Ancient and Accepted Scottish Rite of Freemasonry,[26] en el capítulo dedicado al grado 30º, retoma la tesis de que la francmasonería habría inspirado y organizado secretamente la Revolución Francesa:

A Lodge inaugurated under the auspices of Rousseau, the fanatic of Geneva, became the centre of the revolutionary movement in France, and a Prince of the blood-royal went thither to swear the destruction of the successors of Philippe le Bel on the tomb of Jacques de Molai. The registers of the Order of Templars attest that the Regent, the Duc d'Orleans, was Grand Master of that formidable Secret Society, and that his successors were the Duc de Maine, the Prince of Bourbon-Conde, and the Duc de Cosse-Brissac.[27]

Las Guerras Mundiales

Quienes apoyan estas teorías, citan como por ejemplo la presunta existencia de una serie de cartas escritas entre los años 1870 y 1871, que se conservarían en los archivos de la biblioteca del Museo Británico[28] entre un antiguo militar confederado llamado Albert S. Pike (De hecho el único representante de la Confederación, y a la vez miembro activo del Ku Klux Klan, honrado con una estatua en Washington D.C.) y el francmasón y carbonario Giuseppe Mazzini, un filósofo y político italiano que se esforzó por unificar los estados italianos y quien había sido seleccionado por los Illuminati para dirigir sus operaciones mundiales en 1834. El Museo Británico desmiente la existencia de dichas cartas.

Según William Guy Carr, en una de las cartas fechada el 15 de agosto de 1871, Pike le hace saber a Mazzini el plan de los Illuminati para el futuro del mundo[2]:

Albert Pike, Soberano Gran Comendador del Rito Escocés Antiguo y Aceptado estadounidense, y jefe de justicia del Ku Klux Klan, portando varias distinciones francmasónicas, Library of Congress, 1877.
Fomentaremos tres guerras que implicarán al mundo entero. La primera de ellas permitiría derrocar el poder de los zares en Rusia y transformar ese país en la fortaleza del comunismo ateo necesaria como una oposición controlada y antítesis de la sociedad occidental. Las divergencias causadas por los "agenteur" (agentes) de los Illuminati entre los imperios británico y alemán serán utilizados para provocar esta guerra, a la vez que la lucha entre el pangermanismo y el paneslavismo. Un mundo agotado tras la guerra, no interferirá en el proceso de construcción de la "nueva Rusia" y el establecimiento del comunismo, que será utilizado para destruir los demás gobiernos y debilitar a las religiones.
La segunda guerra mundial se desataría aprovechando las diferencias entre la facción ultraconservadora y los sionistas políticos. Se apoyará a los regímenes europeos para que terminen en dictaduras que se opongan a las democracias y provoquen una nueva convulsión mundial cuyo fruto más importante será el establecimiento de un Estado soberano de Israel en Palestina que venía siendo reclamado desde tiempos inmemoriales por las comunidades judías. Esta nueva guerra debe permitir consolidar una Internacional Comunista bastante fuerte para equipararse a la facción cristiana/occidental.
Giuseppe Mazzini (1805-1872).
La tercera y definitiva guerra se desataría a partir de los enfrentamientos entre sionistas políticos y los dirigentes musulmanes. Este conflicto deberá orientarse de forma tal que el Islam y el sionismo político se destruyan mutuamente y además obligará a otras naciones, una vez más divididas sobre este asunto, a entrar en la lucha hasta el punto de agotarse física, mental, moral y económicamente... Liberaremos a los nihilistas y a los ateos, y provocaremos un formidable cataclismo social que en todo su horror mostrará claramente a las naciones el efecto del absoluto ateísmo, origen del comportamiento salvaje y de la más sangrienta confusión. Entonces en todas partes, los ciudadanos, obligados a defenderse contra la minoría mundial de revolucionarios, exterminará a esos destructores de la civilización, y la multitud, desilusionada con el Cristianismo, cuyos espíritus deístas estarán a partir de ese momento sin rumbo y ansiosos por un ideal pero sin saber dónde hacer su adoración, recibirán la verdadera LUZ a través de la manifestación universal de la doctrina pura de "Lucifer", sacada a la vista pública finalmente. Esta manifestación resultará del movimiento reaccionario general que seguirá a la destrucción del Cristianismo y ateísmo, ambos conquistados y exterminados al mismo tiempo.[29]
Citado según William Guy Carr, en Peones en el juego, 1955.

La intensa actividad de Pike, sumada a la eficacia con que desempeñaba sus cargos y su deseo personal de ver en vida un gobierno mundial, lo llevaron a alcanzar el puesto de responsable máximo de los Illuminati en 1859.

Estas teorías de conspiración recibieron sustento entre otras cosas, gracias a que ciertos grupos teosóficos y ocultistas intentaron por sí mismos estilizar las supuestas desapariciones de Illuminati a lo largo de un siglo[cita requerida]. Por ejemplo el historiador Leopold Engel fundó en 1896 la asociación mundial de Illuminati, la cual aprovechaba la sucesión de la orden de Weishaupt. Ya en 1929 fue retirada esta asociación registrada del Registro de Asociaciones de Berlín. También la Ordo Templi Orientis (O.T.O.) de Theodor Reuss y Aleister Crowley, y los Illuminati de Thanateros fundada en 1978 pretenden acogerse a la linea de tradición ritualista de los Illuminati de Baviera, pero realmente tienen poco que ver con la orden iluminista-racionalista de Weishaupt y Adolph Von Knigge[cita requerida].

Ver tema completo en:

http://es.wikipedia.org/wiki/Illuminati