APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

domingo, 29 de enero de 2012

El culto a los ángeles: El resultado de la herejía del Vaticano y la Nueva Era

Los ángeles de Dios son mensajeros, guerreros y adoradores al servicio de Dios y de su pueblo. El hecho de que Dios esté sobre ellos y les encargue misiones especiales con el pueblo de Dios esto NO SIGNIFICA que ellos responden a mandamiento de los hombre, ni tampoco deben ser invocados. Toda invocación, oración o clamor de los hombres debe ir dirigido únicamente a Dios en el nombre de su Hijo Jesús, por medio del Espíritu Santo. Los ángeles no deben ser adorados, ni rendirle culto alguno, ni erigirse altares en torno a ellos. Solo son mensajeros de Dios. Si usted invoca a los ángeles no lo está haciendo a los ángeles de Dios porque los ángeles de Dios no son movidos por orden humana, ni por clamor humano. En cambio, si usted clama a Dios es posible que Dios mande ángeles en su defensa. ¿Con quienes tienen contacto los adoradores de ángeles en sus cultos? Aquellos quienes afirman haber tenido encuentros con ángeles al estar invocándolos y recibir sus manifestaciones en realidad están presos de una mentira. El enemigo de las almas posee un ejército ordenado descrito en la Biblia como principados, potestades, gobernadores de las tinieblas, huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Cuando un hombre o una mujer desvía su oración de Dios y la deposita en otro blanco caerá preso del engaño del enemigo. El enemigo se disfraza como ángel de luz. En la tierra no solo existen FALSOS CRISTOS, sino también FALSOS ANGELES, es decir, ángeles caídos que fingen ser los ángeles de luz de Dios. Se dicen llamar Miguel, Gabriel y adoptan los mismos nombres de la Biblia usurpando sus identidades. Estos imitadores y engañadores se aparecen a los hombres que los invocan porque no proceden de Dios. Recuerde, UN VERDADERO ANGEL DE DIOS NO RESPONDE ORACIONES, NI ESTA BAJO MANDATO DE HOMBRE. Los ángeles de Dios solo obedecen a Dios porque son santos. Solo Dios puede ordenarles ir aquí o allá o llevar un mensaje, NUNCA el hombre. Mucho menos aparecerse a usted para ponerse a su servicio por su mero mandato. Los falsos ángeles y su contacto con los humanos han dado como resultado diversas religiones en la sociedad. Es decir, han sido los que han dado la doctrina a seguir por muchas sectas. No le rinda culto a los ángeles, porque todo culto a los ángeles va dirigido a espíritus inmundos, lo mismo que si usted los invoca, o les ora, esas oraciones van dirigidas al blanco errado y es la oportunidad perfecta para que los demonios le engañen.


El siguiente artículo lo puede leer en:


elcristianismoprimitivo (punto) com/doct19 (punto) htm


Los ángeles


“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34.7).


Hay una relación muy estrecha entre los hombres y los ángeles. El autor del libro a los Hebreos dice que los ángeles son “espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación” (Hebreos 1.14). Cristo, al referirse a los niños, dice: “Sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18.10).


Los ángeles son muy inferiores a Dios, pero son superiores al hombre en inteligencia y poder. Los ángeles son seres espirituales. Muchos se han hecho preguntas acerca de ellos que el hombre no ha podido contestar. Sin embargo, la Biblia se refiere tanto a ellos que el lector fiel de la palabra puede aprender mucho de ellos y de sus obras.


Su origen


Los ángeles son seres creados: “Todas las cosas por él fueron hechas” (Juan 1.3). (Lea también Nehemías 9.6.) “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles” (Colosenses 1.16).

La Biblia nos habla de algunos ángeles por sus nombres y en ocasiones nos describe sus misiones. La palabra de Dios menciona varias clases de ángeles como los arcángeles, los serafines y los querubines. Habla del arcángel Miguel (Judas 9) y de los “ángeles, autoridades y potestades” (1Pedro 3.22; Colosenses 1.16).


¿Acaso cuando Dios creó a los ángeles también creó a los ángeles malos? La respuesta es no. Dios no hace nada malo. Cuando Dios hubo terminado la creación del mundo dijo que todas las cosas que había creado eran buenas en gran manera (Génesis 1.31). No sabemos exactamente cuándo Dios creó a los ángeles, pero sabemos que los ángeles malos no fueron creados malos. Ellos cayeron en ese estado después de la creación. Judas se refiere a “los ángeles que no guardaron su dignidad” (Judas 6) mostrando así que en el principio no eran las criaturas rebeldes que llegaron a ser después. En Isaías 14.12 se nos relata la historia de cómo Lucero cayó del cielo. Cristo dice acerca del diablo que “no ha permanecido en la verdad” (Juan 8.44); esto indica que una vez estuvo en la verdad. Concluimos, entonces, que en el principio todos los ángeles fueron creados buenos “en gran manera”, pero después algunos, como el diablo, se rebelaron y cayeron.


Su gran número


Jacob vio una gran compañía de ángeles y se refirió a ellos como “campamento de Dios” (Génesis 32.2). A Eliseo y a su criado se les permitió vislumbrar sobre las montañas alrededor de ellos un ejército con caballos y carros, los cuales fueron mucho más numerosos que los que el gran ejército de Siria poseía (2 Reyes 6.13–17). Cristo solamente tenía que decir una palabra, y “más de doce legiones de ángeles” hubieran estado a su mando (Mateo 26.53). El escritor del libro a los Hebreos se refiere a una “compañía de muchos millares de ángeles” (Hebreos 12.22). Juan vio “millones de millones” de estos seres celestiales (Apocalipsis 5.11). Con relación a los ángeles malos, existen tantos de ellos que Dios proveyó un lugar especial “para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25.41). (Lea también Apocalipsis 20.10.)


Si nuestros ojos se abrieran como se abrieron los ojos del criado de Eliseo entonces veríamos los ángeles alrededor de nosotros, sobre nosotros y por todas partes. Pero Dios en su sabiduría infinita no permite que los ojos del hombre mortal vean tales cosas. Luego, cuando el velo de la mortalidad se haya quitado, nuestros ojos verán las provisiones de Dios que la lengua mortal no puede describir y los ojos mortales no pueden contemplar.


Sus atributos


1. Son espíritus


Los ángeles son seres espirituales. “De los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego” (Hebreos 1.7). Es cierto que los ángeles han aparecido al hombre en forma visible, pero la forma visible no es el cuerpo propio del ángel.


El Espíritu Santo también ha aparecido en forma visible. Él descendió sobre Jesús en forma de una paloma, pero esta aparición no es su forma corporal. La forma de paloma es una representación simbólica que le da al hombre una idea más clara del carácter y la obra del Espíritu Santo. Tanto los ángeles, como Dios, son seres espirituales.

2. Son individuos


Reconocemos que cada ángel, al igual que cada hombre, es un individuo. Por ejemplo, Gabriel se le apareció a Zacarías y después a María (Lucas 1.19, 26–38), y Miguel disputó por el cuerpo de Moisés (Judas 9). De esto obtenemos la idea que los ángeles tienen rasgos y oficios personales.


3. Son inmortales


Los ángeles no están sujetos a la muerte física. Acerca del estado futuro de los justos, Cristo dice: “No pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles” (Lucas 20.36). Los hombres y los ángeles son distintos en esto: Mientras que el alma del hombre por un tiempo mora en un cuerpo mortal, los ángeles no están limitados de esa manera porque no tienen cuerpos mortales. Después de la disolución del cuerpo, la morada terrestre del hombre, los hombres y los ángeles serán semejantes; serán inmortales. Los justos morarán con Dios en la gloria; los injustos pasarán la eternidad en el lugar “preparado para el diablo y sus ángeles” (Mateo 25.41).

4. Son poderosos


La palabra de Dios dice que los ángeles son “poderosos en fortaleza” (Salmo 103.20) y que “son mayores en fuerza y en potencia” (2 Pedro 2.11). El poder de los ángeles se demostró en la destrucción de Sodoma y Gomorra, en la destrucción del ejército de Senaquerib (Isaías 37.36), en la resurrección de nuestro Señor (Mateo 28.2–5) y se demostrará más en el juicio venidero (Mateo 13.39; 2 Tesalonicenses 1.7–9; Apocalipsis 20.1–2). Los hombres no pueden comprender el poder, la fuerza, ni la velocidad con que viajan y actúan los ángeles.


5. Son inteligentes


Es evidente que hay cosas que los ángeles no conocen. La Biblia dice que al hombre le fueron reveladas cosas que los ángeles desean mirar (1 Pedro 1.12). Además, la Biblia recoge el testimonio que hay cosas que ni los hombres ni los ángeles conocen (Mateo 24.36). Cuando Cristo dice “ni aun los ángeles de los cielos” él da a entender que los ángeles son de inteligencia superior, pero no tienen un conocimiento infinito. Los judíos reconocieron la inteligencia superior que poseen los ángeles. La mujer de Tecoa dijo a David: “Mi señor es sabio conforme a la sabiduría de un ángel de Dios, para conocer lo que hay en la tierra” (2 Samuel 14.20). Los ángeles son seres que sobrepasan al hombre en inteligencia. Sin embargo, tienen una inteligencia muy inferior a la de Dios.


6. Son bondadosos


Esta virtud pertenece solamente, por supuesto, a los ángeles que “guardaron su dignidad” (Judas 6). Tanto los ángeles caídos como los hombres caídos han perdido su bondad. Notamos la bondad de los ángeles de Dios en el hecho de que ellos son fieles al llevar a cabo los mandamientos de Dios, adorar a Dios (Nehemías 9.6; Filipenses 2.9–11) y estar sujetos a él en todo. Los ángeles que nunca han caído obedecen a Dios en los cielos y son espíritus ministradores enviados al pueblo de Dios en la tierra.


7. Son benevolentes


Esta virtud pertenece solamente a los ángeles fieles de Dios. Los ángeles del diablo están completamente entregados a la destrucción de los hombres, mientras que los ángeles de Dios se dedican a promover los mejores intereses del hombre. Medite en la obra de los ángeles para con hombres y mujeres tales como Abraham, Lot, Jacob, José, Moisés, Zacarías, Pablo, Pedro, Juan, Lázaro el mendigo, Ana, Elisabet y María.


8. Son felices


Los ángeles tienen la tarea agradable de ministrar a los escogidos de Dios y lo hacen con gozo. Ellos se regocijan cuando los pecadores vuelven otra vez al redil de nuestro Redentor. Los ángeles ayudan a los santos y adoran a Dios junto con ellos en esta vida y compartirán con ellos mismos la gloria de Dios en el futuro. Se juntarán con los santos de Dios en la presencia del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y cantarán juntos los himnos de alabanza y gloria a Dios por la eternidad.


9. Son gloriosos


Los ángeles abundan en bondad, inteligencia, sabiduría, pureza, gozo y benevolencia. Glorifican a Dios (Isaías 6.3; Lucas 2.14; Apocalipsis 4.8; 7.11–12) y le sirven como mensajeros en toda buena obra; son seres gloriosos.

El oficio y la obra de los ángeles

1. Son espíritus ministradores

Los ángeles santos son todos espíritus ministradores. Los ángeles de Dios ministraron a Abraham, a Jacob, a Moisés y a Daniel así como también ministraron a la virgen María y a los pastores cuando anunciaron el nacimiento de Jesús. Ellos también ministraron a Jesús mismo, a Pedro, a Pablo, a otros discípulos encarcelados, a Juan en Patmos y a muchos otros creyentes. A aquellos que temen a Dios, se les dice: “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” (Salmo 34.7). “Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles” (1 Corintios 11.10). Después que Cristo triunfó cuando el diablo estuvo tentándole por cuarenta días y cuarenta noches, “vinieron ángeles y le servían” (Mateo 4.11).

2. Son mensajeros de Dios


Los ángeles trajeron noticias a Abraham cuando Dios decidió destruir a la ciudad de Sodoma. Ellos también confortaron a Jacob en Padan-aram cuando se sintió completamente abandonado. Fueron estos enviados celestiales los que ministraron a Isaías al comunicarle acerca de su vocación. Ellos, además, se aparecieron a Zacarías y le dijeron que él sería el padre de Juan el Bautista. También se le aparecieron a María y le anunciaron el nacimiento de su hijo Jesús. Fueron estos mensajeros de Dios los que trajeron las buenas nuevas a los pastores cuando les anunciaron acerca del nacimiento del Rey, Redentor y Salvador del mundo. Y estos espíritus ministradores le revelaron a Juan en la isla de Patmos algo de lo que va pasar en el futuro.


3. Ejecutan los propósitos y juicios de Dios


Dios usa a los ángeles para llevar a cabo su voluntad respecto al hombre. El ángel del Señor entró en el campamento de los asirios y 185.000 hombres fueron muertos. También se puso en medio del camino de Balaam y le hizo saber que él era más insensato que la bestia que montaba. Él atemorizó la guardia en el sepulcro de Jesús cuando el Señor resucitó triunfante. Fueron los ángeles los que hicieron la obra de separar a Lot de sus compañeros malignos y llevaron el alma redimida de Lázaro al seno de Abraham. Los ángeles son los siervos de Dios que recogerán a los malos en la gran cosecha final del Maestro (Mateo 13.41–42). Ellos acompañarán al Señor Jesucristo cuando venga a juzgar al mundo (Mateo 25.31; 2 Tesalonicenses 1.7–9). De la manera que Dios ha usado a sus ángeles en esta época para llevar a cabo sus propósitos asimismo los usará en la obra de cerrar la misma a su debido tiempo.

4. Sirven como guías al creyente


Fue un ángel quien dirigió a Felipe para que se encontrara con el eunuco (Hechos 8). También fue un ángel quien juntó a Pedro y a Cornelio cuando la puerta del evangelio se abrió a los gentiles (Hechos 10). Un ángel sacó a Pedro de la cárcel mientras sus compañeros estaban orando por él (Hechos 12). Y de la misma forma un ángel dirigió a Pablo en su viaje a Roma (Hechos 27.23).


5. Glorifican a Dios

Nadie se dedica más a la alabanza y a la gloria de Dios que estos seres celestiales. Medite en el mensaje del serafín que alabó a Dios en la presencia de Isaías, diciendo: “Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria” (Isaías 6.3). Analice la alabanza angelical que se oyó aquella noche en las colinas de Belén: “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” (Lucas 2.14). Nunca hubo una aparición de ángeles en la cual Dios no fue glorificado entre los hombres. Un día las voces de los santos y de los ángeles proclamarán juntos las alabanzas de Dios en la gloria, diciendo: “Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 5.13–14).


Algunas cosas que la Biblia no enseña

Algunas personas dejan que sus imaginaciones tomen el lugar de la enseñanza bíblica y afirman con seguridad algunas cosas sobre las cuales la Biblia guarda silencio o testifica lo contrario.


1. Que los ángeles son espíritus de personas que vivieron en mundos anteriores


La Biblia guarda un silencio absoluto acerca de este tema. Esta teoría se basa en pura especulación humana. No sigamos los pensamientos humanos cuando los mismos no están en armonía con la palabra de Dios.


2. Que los ángeles son hembras


Cuando algunas personas pintan a un ángel lo hacen de manera que el mismo se vea como que es hembra. Todos los nombres de los ángeles hallados en la Biblia son nombres masculinos. Además, versículos como Marcos 12.25 y Lucas 20.35 nos demuestran que los ángeles no son seres sexuales.


3. Que los ángeles habitan los planetas


Esto puede ser o no cierto. Si Dios les necesita en esos lugares de cierto que ellos irán y harán la voluntad de Dios tal y como la hacen en el cielo y en la tierra. Pero debemos recordar que los ángeles son espíritus que no necesitan ningún planeta para vivir ni aun un hogar para descansar sus pies.


4. Que los justos llegarán a ser ángeles en el cielo


Cristo dijo una vez que los justos serán “iguales a los ángeles” (Lucas 20.36) o “como los ángeles que están en los cielos” (Marcos 12.25). Aquí notamos que Jesús se estaba refiriendo a dos clases de seres muy semejantes. De lo contrario él hubiera dicho que los justos del pueblo de Dios llegarían a ser ángeles después de la resurrección. Mientras que los santos son como los ángeles en varias maneras, queda muy claro que ahora no son ángeles ni que jamás llegarán a serlo. La Biblia habla de los santos y de los ángeles en los cielos y en la tierra (Apocalipsis 7.9–12).


Algunos dicen que Apocalipsis 22.8–9 prueba que seremos ángeles cuando lleguemos al cielo. En estos versículos un ángel se refirió a sí mismo como “consiervo” de Juan y de los profetas. Un estudio cuidadoso de esta porción bíblica nos enseña que el ángel no decía que él era lo que Juan llegaría a ser. Los hombres y los ángeles sirven como ministros y mensajeros de Dios, cada uno en su respectivo lugar. Por tanto, son consiervos, ambos sirviendo a Dios. El ángel se refirió a los demás creyentes, los compañeros de Juan, como “tus hermanos”. No dijo “mis hermanos” ni “nuestros hermanos” mostrando así que aunque se consideró a sí mismo un consiervo de Juan y de sus hermanos reconoció una distinción entre sí y ellos. Este pasaje bíblico está en armonía con todas las otras escrituras que tienen que ver con este asunto. En conclusión, aunque el servicio de estos mensajeros divinos tiene mucho que ver con el servicio de los que son parte del pueblo de Dios en la tierra, los santos y los ángeles son seres completamente distintos, los dos están sujetos a Dios en su servicio. Tal parece que la relación estrecha entre los ángeles y los hombres continuará en los cielos.

_____________________________

El siguiente artículo proviene de:

antesdelfin (punto) com/resp0184 (punto) html

¿A qué se refiere "culto a los ángeles" en Colosenses 2:18?


El versículo 18 de este capítulo del libro a los Colosenses no se puede estudiar por sí solo. Debemos usar una metodología sana y científica (Hermenéutica) para estudiar todo lo que dice la Palabra de Dios.


No debemos estudiar ningún contenido bíblico en luz de lo que diga uno o dos versículos, sino que tenemos que ver la información de fondo, histórica, previa y posterior para ver más claramente la intención del texto y del autor.


El capítulo 2 de Colosenses es dedicado por Pablo a los temas de la llamada Ciencia, la Filosofía humana y finalmente, del versículo 11 al 23, al Legalismo. Es esta última porción la que nos compete:


Si leemos a partir del versículo 16 veremos un modelo y una intención específica:


"Por tanto, nadie os critique en asuntos de comida o de bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o sábados. Todo esto es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo. Que nadie os prive de vuestro premio haciendo alarde de humildad y de dar culto a los ángeles (metiéndose en lo que no ha visto), hinchado de vanidad por su propia mente carnal, pero no unido a la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios." Colosenses 2:16-18


Como es obvio, el mensaje específico de esta porción es enfatizarnos la suficiencia de Cristo para nuestra salvación. Se hace énfasis en la abolición de la Ley Mosaica hecha por Cristo como un medio de justificación y su aplastante y decisiva victoria sobre el mal. En otras palabras, como es EXCLUSIVAMENTE Cristo la vía de salvación, no las obras ni lo que uno haga o deje de hacer, Pablo insta a los Colosenses a rechazar el legalismo, "la adoración a los ángeles" y las doctrinas que nos conllevan a pensar que si practicamos y ejercitamos de la perfección espiritual, podremos agradar a Dios más eficientemente (ascetismo). Estas eran doctrinas y tendencias que los falsos maestros, especialmente aquellos que habían tratado de hacer que el Cristianismo y los cristianos asimilaran porciones legalistas del sistema legal judaico.


Los grupos que hoy todavía hacen tales cosas, en menor o mayor medida (Adventistas, Católicos, Testigos de Jehová, etc.), en realidad niegan la supremacía y suficiencia de Cristo y roban a los cristianos la libertad y no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.


La Nueva Era y el culto a los ángeles


La Biblia nos dice, anticipando que sucedería, que aunque "un ángel del cielo, os anuncia un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguien os predica un evangelio diferente del que habéis recibido, sea anatema" Gálatas 1:8-9


Hoy existen muchos grupos que se han dedicado a alterar lo que dice la Biblia debido a que un ángel les "reveló" un evangelio diferente al de la Biblia. Entre ellos tenemos a los Musulmanes, quienes alegan que el Corán fue dado a Mahoma por un ángel, tenemos a los Adventistas, quienes alegan que varios de los escritos de Elena G. de White fueron inspirados por un ángel, los Mormones, quienes alegan que el Ángel Moroní vino y le dio unas "revelaciones" y le mostró algo secreto a su líder, y así sucesivamente.


Jesús enseñó que todo lo que no proviene de Dios proviene del Diablo o de la carne. ¡Listo!


Todos estos escritos y "revelaciones" son francamente llamados "Anatema" por Pablo. Ya sea la alabanza directa a los ángeles o poner caso a los que supuestamente estos ángeles revelan al hombre, es "anatema" por igual.